martes, 5 de mayo de 2015

Aún.

Aún duele. Menos, pero está ahí, esperando. Lo puedo disimular e intentar ocultar, pero cada vez que bajo la guardia, que dejo de intentar controlarlo, ahí está. Se ríe de mis inútiles intentos de normalidad. Puedo engañar a todos, menos a mi. Pasa el tiempo, no puedo creer lo rápido que pasan los meses, todo sigue, no hay espera, pero yo sigo suspendida en un momento que no quiero aceptar, pero existió, ... Debo de seguir adelante.

No hay comentarios: