jueves, 23 de octubre de 2014

Malas y buenas costumbres. A mi madre

La mala costumbre lo he leído  hoy.  Que pena, pero que cierto. Esperamos demasiado de las personas pero nosotros somos los primeros en disculparnos. Esperamos a hacer las cosas en el mejor momento posible, pero éste nunca llega.

Yo por mi parte intento que sea lo menos posible, no siempre lo consigo, pero al menos gracias a mi hermana Kala, no tengo que lamentar el no haberme despedido de mi madre. Se lo agradeceré siempre, puede estar con ella en su última semana, decirle lo buena madre que es, lo que la quiero y estar a su lado en el último aliento. Y todo se lo debo a mi hermana que me avisó para que fuera para casa y no a que espera al próximo fin de semana, no hubiera llegado a tiempo.

Conchi, luchaste 22 meses, pero el cáncer no te permitió vencer. Hasta el último momento disfrutaste de la vida, con una sonrisa hasta en los peores momentos, un verdadero ejemplo a seguir. Siempre estarás en mi, en mis hermanas, mi padre y toda la gente que tubo la suerte de conocerte. Te quiero. Siempre.

1 comentario:

raúl dijo...

vaya, lo lamento, 22 meses es mucha lucha, ha tenido que ser muy duro. abrazos.